Policía blanco mata a chico negro: 4 incomunicaciones entre el poder y los ciudadanos en Ferguson

Puede que Ferguson no te diga nada. Un diminuto punto de 20.000 personas en el corazón del medioeste norteamericano. Quizás tampoco te diga nada especial un nuevo tiroteo entre policía blanco y chico negro desarmado. Hay cientos cada semana en Estados Unidos. Esta es una historia frecuente. Cada semana mueren dos negros por disparos de un policía blanco.

Sin embargo, la combinación tóxica de racismo, violencia y desesperanza callejera, policía militarizada y un poder político que tartamudea en lugar de comunicar convierten esa ciudad/barrio al norte de San Luis en buen ejemplo de todo lo que no se debe hacer cuando enfrentamos una crisis social de convivencia.

A Ferguson, hoy bajo el toque de queda, está mirando perpleja la sociedad norteamericana. Hace una semana un chico de 18 años llamado Michael Brown murió bajo las balas de un policía que le dio el alto.

Brown estaba desarmado. La forma en la que el poder explicó lo sucedido fue un disparador de una violencia contenida por 40 años. Ferguson es hoy un escenario semi bélico, con tanquetas y divisiones recorriendo las calles, mostrando un poder agazapado tras las armas y que usa poco las palabras. Según el barrio, en Ferguson la policía es amiga o enemiga. 

Por eso esta historia nos deja algunas lecciones sobre como narra el poder sus conflictos, como comunica en una crisis social y como logra (o no) pacificar.

Sobre todo, Ferguson nos vuelve a recordar las pequeñas diferencias que nos enfrentan y las inmensas coincidencias que nos pueden unir… siempre que uno no renuncie a la palabra como camino para entenderse.

FERGUSON 1

1ª Lección: Negar la evidencia no es una opción en una crisis

Esto no es un problema racial

La frase del intendente James Knowles es pura incomunicación: tanta distancia entre la explicación que da el poder a los hechos y la realidad misma de lo que pasa sólo puede empeorar las cosas.

En Ferguson sí hay un problema racial. Cuando Brown nació los negros no eran mayoría. Siempre fue la típica ciudad blanca, protestante y obrera a la que fueron llegando en los últimos 40 años negros del sur buscando escuelas sin segregación, una vida en igualdad de condiciones. Los blancos anglos empezaron a irse a medida que los afroamericanos llegaban. Hoy las cosas en Ferguson son distintas a cuando nació Michael Brown. El 67% de la población es negra pero nunca hubo un intendente negro. Sólo 1 de los 6 concejales que gobiernan es negro y apenas 3 de los 53 policías locales son negros. En el año 2000 los blancos dejaron de ser mayoría en Ferguson (45%). En 2010 los blancos eran apenas un tercio.

El intendente prefirió explicar el suceso en términos más digeribles: las historias de altercados entre policías y jóvenes no son sólo un asunto de Ferguson. 

“La historia pasada y presente de Ferguson es que la policía no sabe cómo abordar las necesidades de la comunidad negra”, dice Jeffrey McCune, experto de la Universidad en conflictos raciales.

Según un informe del fiscal general de Missouri, el 86% de conductores parado en Ferguson en 2013 era negro. Son cifras que se repiten en otros suburbios afroamericanos de San Luis y de EE UU.

Es cierto que reconocer el problema racial corre el riesgo de ser un combustible poderoso para el enfrentamiento. Pero ignorar las evidencias no es una buena opción. Enoja a los ciudadanos, violenta la inteligencia. Un ejemplo en Argentina sería la afirmación del gobierno sobre la “sensación de inseguridad”

2ª Lección. Explicar mal es incluso peor que negar la evidencia

La policía local hizo una autopsia a Brown el domingo pasado, al día siguiente del tiroteo. El martes anunció los resultados en los que certificaba que murió por disparos en pleno día en una calle residencial, pero no especificó cuántos disparos recibió y anunció que el diagnóstico final tardaría cuatro semanas.

Tan poco detalle indignó a la familia Brown. Argumentando “circunstancias extraordinarias”, el Departamento de Justicia de EE UU anunció ayer domingo que efectuará una autopsia al cuerpo de Michael Brown. La decisión mostró hasta que punto el Gobierno federal está incómodo por el modo en que las autoridades de Ferguson están gestionando el caso.

FERGUSON 3

La rueda de prensa de la policía local fue como tirar un fósforo a una lata de combustible. Tras comunicar que el agente (cuyo nombre tardó cuatro días en ser conocido) no tenía información de Brown y sólo le dio el alto, la policía dijo posteriormente que el chico había estado implicado en un robo en una estación de servicio cercana.

Tienes que escuchar los problemas de la gente, no tratarla como criminal, sostiene un agente de la policía local

La policía prometió dar el nombre del agente, pero a las pocas horas volvió atrás en su decisión. Un buen ejemplo de asimetría comunicativa: mientras se conoce el nombre de todos los implicados detenidos en los disturbios, el nombre del agente seguía siendo secreto.

3ª Lección. Renunciar a la palabra implica apostar por la violencia, en cualquier forma

Cada semana muere algún muchacho negro a manos de una policía cada vez más militarizada y agresiva. En el informe War comes home (La guerra entra en casa. La excesiva militarización de la policía en EEUU, realizado por la American Civil Liberties Union se cuenta por ejemplo como los cuerpos policiales locales adquieren más equipamiento  y armas estimulados por planes estatales. Hay unos 15.000 items diferentes desde armas a tanquetas que usan distintas fuerzas policiales.

FERGUSON2

En Canfield, la calle con casas de chapa y edificios bajos de ladrillo en la que fue baleado Brwon, todos tienen historias de excesos policiales.  

La policía “no es amigable”. “Si hubiese más policías negros no nos pararían ni arrestarían tanto porque son personas que han estado en nuestros zapatos”, cuentan en el barrio.

Tras varias jornadas violentas, el gobierno del Estado envió a su policía. Cambió a la bastante odiada policía local por la policía del condado, más amable. Como primera medida, bajaron de las tanquetas y los coches, se quitaron las armaduras y caminaron por las calles. El efecto fue inmediato: vino calma, hubo diálogo, policías y vecinos hablaban de lo sucedido. Se miraban a la cara. 

La excesiva militarización de la policía, en Estados Unidos y en muchos otros países, debería preocuparnos mucho. Desde 2006, el Pentágono distribuyó 432 vehículos blindados anti minas para las policías locales. Más de 400 vehículos tanquetas, 500 aviones y 93.000 ametralladoras Browing M2 de las que se emplean en Irak para combatir a los yihadistas. Trajes antibalas, uso excesivo de los cuerpos antidisturbios, estética amenazante, mínimo contacto visual son herramientas cada vez más habituales en fuerzas policiales. Los mecanismos de diálogo (típicos en las operaciones de secuestro) son cada vez menos empleados.

La palabra parece no ser una opción en las intervenciones de los cuerpos especiales. El informe War comes Home refiere el caso de un muchacho deficiente que fue tiroteado por los SWAT por acampar furtivamente a las afueras del Alburquerque. 18 policías intervinieron en el operativo.

4ª Lección. En una crisis, no todos quieren paz. Hay que saber quién juega en contra de la convivencia y por qué.

Los disturbios en Ferguson implicaron pillaje, robos, destrozos… El aprovechamiento de la confusión por parte de vecinos que se “victimizan” forma parte de la dinámica de una crisis. El río revuelto es un terreno cómodo para sus actitudes. Distinguir protesta genuina de aprovechamiento del lío es una de las exigencias del poder para conducir una crisis.

Para la prensa, un caso de racismo y protestas es una llave segura a la polémica y el rating así que los medios son actores fundamentales a la hora de calmar la crisis. 

Y explicar mal, ser confuso o evasivo, ser incoherente facilitan mucho el trabajo de la polémica: cuanto peor expliques peor serás interpretado. 

El mismo poder político, que conversa con sus propios electores, puede jugar a favor del conflicto si piensa que con eso gana a corto plazo entre sus propios adeptos. 

3 claves para una foto política que deje huella (o simplemente sea eficaz)

Las fotos políticas que dejan huella distan mucho de ser esas fotos que vemos en las campañas electorales, con candidatos plastificados que expresan una felicidad incomprensible.

Un candidato puede gastarse varios miles de dólares en un buen book pero hay que reconocer que las mejores fotos suelen salir gratis.

¿Quién no recuerda la emoción vibrante de esta foto de Vladimir Ilich Ulianov Lenin?

url

 La perfecta arenga, la quintaesencia del discurso apasionado, el orador de “método”

¿O la “V” de Churchill? Tan emparentada con su “Sangre, sudor y lágrimas” (en realidad, “Sangre, esfuerzo, lágrimas y sudor” es lo que dijo) y tan distinto su espíritu sacrificado al mismo tiempo…

speeches_churchill

 

¿Nos acordamos de Clinton tocando el saxo? El presidente distendido, el presidente que se divertía. Y mucho.

Fotos que capturan perfectamente el estilo de los años 90 12

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Más cerca, acá mismo, está la fuerza de aquella foto: un militar obligado por su jefe civil a bajar el cuadro de otro militar, un dictador.

kirschner-cuadro-videla

 

 

 

 

 

 

 

En Uruguay la foto del candidato Pedro Lacalle Pou haciendo la bandera en plena calle puede que no tenga las connotaciones épicas de las anteriores fotos. De hecho podría resultar incluso una solemne tontería.

1926206w300

Pero lo cierto es que es una foto que ha hecho su efecto en la campaña. Al menos, en llevar más atención hacia el candidato.

La foto, por más que anecdótica, muestra tres características que tiene que tener una foto política que deje huella

Genuina. Debe ser auténtica, salir de adentro del candidato. No puede ser forzada o fabricada o diseñada. Aunque sí puede ser pensada, prevista, imaginada. En el caso de Lacalle, la “bandera” que hace es un gesto frecuente en él, aunque no lo habían captado los fotógrafos aún. De hecho advirtió a la periodista que lo acompañaba en la calle:

Te regalo una foto

Simbólica. En esas fotos lo que pesa de verdad no es el color, ni la sombra, ni el enfoque: lo que pesa es el espíritu del momento. Esas fotos hacen referencia a la épica de un momento, a la lucha de opuestos: Churchill transfiriendo energía de victoria (cuando la opción era ganar o morir), Lenin mostrando la fuerza de un pueblo multitudinario (cuando la opción era revolución o reacción), Clinton como un presidente cercano … y Lacalle en Uruguay como un candidato 33 años más joven que su oponente Tabaré Vázquez. Pasado y futuro; más precisamente, líderes viejos vs líderes jóvenes. Un dato no mentor en un país cuyos ex presidentes y presidentes no bajan de los 75 años y sus ciudadanos tienen una media de 31.

Emocional. Por supuesto debe generar emociones: alegría, simpatía, autoestima, enojo…o curiosidad: lo que sea pero que toque una fibra.

 

3 lecciones de una crisis: Obama y los niños migrantes de la frontera

Hace 14 años un niño llamado Elián González llegaba a las costas de Florida desde Cuba. Era un balsero cuya madre había muerto en la travesía. Con la ropa aún mojada, Elián se convirtió en icono de una campaña impulsada por los cubanos de Miami. “Salvemos a Elián” quería lograr que el chico se quedara en EEUU, que era como meterle un gol a Fidel Castro.

Se decía que lo salvaron delfines. Iluminado por una luz celestial, la cara de Elián estaba en cada restaurante, cada cafetería, supermercado o santería de la calle 8 de Miami. La historia de los delfines hizo llorar a más de uno aunque seguramente pocos la creían. Pero en política, como pasa con la Biblia, la metáfora amplía la audiencia. Dios (los delfines) había ayudado a Elián a huir del comunismo.

Faltaban unos meses para las elecciones, Clinton se despedía del poder y Bush lo disputaba metro a metro. El caso de Elián se convirtió en un tema electoral. Los republicanos exhibían al chico como una cruzada que Estados Unidos debía ganar: “tenemos que ayudarlo a huir de Castro”. El gobierno de Clinton, demócrata, era partidario de respetar la ley, que dice que el niño debe estar con su padre Juan Miguel González, en Cuba.

El uso electoral fue escandaloso. 2300 demócratas dejaron el partido porque estaban en contra de la posición de Clinton. Temían perder sus puestos en Florida si no se pronunciaban en favor de que Elián se quedase. Los republicanos hablaban de “milagro”, de “señal divina”, de “ayudar a los cubanos a ser libres”. Nadie en Florida se olvidaba de pedir “Salvemos a Elián”. Aunque eso vulnerara las leyes norteamericanas y varias convenciones sobre menores. Las elecciones estaban tan cerca y Florida era tan importante para ganar…

El periodista Richard Cohen en su columna del Washington Post escribía “Elián y Juan Miguel González, hijo y padre. El primero es un niño inocente.

El segundo un hombre al que le quitaron a su hijo. Elián se ha comportado como un típico niño de seis años, Juan Miguel como un típico padre. Y la mayoría de los políticos como típicos idiotas.”

EEUU-Nogales-inmigrantes-ninos_PREIMA20140619_0202_32

 

Algo parecido podría escribir hoy Cohen sobre los políticos que declaran en la crisis que enfrenta Obama por los 57.000 menores en la frontera con México.

Más de 57.000 menores entraron en Estados Unidos ilegalmente desde octubre. Solos, recorriendo distancias formidables desde San Pedro Sula en Honduras, montan sobre La Bestia, un tren que recorre México y los coloca en las fauces de los coyotes para atravesar el Valle de Río Grande en busca de su madre o su padre, generalmente un inmigrante irregular en Los Ángeles o en Tucson.

La crisis deja 3 lecciones interesantes para cualquiera que enfrente una crisis:

1) La gente sabe lo que quiere en una crisis: soluciones. Y como los políticos suelen querer rédito electoral, las encuestas condenan por igual al que gestiona mal la crisis como al que se aprovecha de ella descaradamente:

Una encuesta de The Washington Post-ABC News muestra  una desaprobación pública generalizada tanto para el presidente Obama como para los republicanos en el Congreso.

Si bien los americanos no aprueban la lentitud de Obama en reaccionar o su falta de claridad respecto a lo que se va a hacer con los niños, tampoco aprueban a los republicanos que acusan a Obama de inepto.

Una sola medida de Obama, una asignación de 3700 millones de dólares para las zonas de frontera, rechazada por los republicanos, es aprobada claramente por la gente. La gente se enoja con los que sólo meten palos en la rueda.

2) Sin previsión, cualquier crisis es peor. Cómo un servicio de inteligencia capaz de espiar las conversaciones de varios presidentes del mundo no puede tener previsiones sobre avanzadas en la frontera es un misterio. Lo cierto es que los republicanos —e incluso algunos demócratas- han acusado a Obama de no haberse percatado antes de la crisis que estaba por venir.

Una muestra de esto es su estrategia para convertir la reforma migratoria en su gran última medalla. Hasta ahora, la política de inmigración de Obama y los demócratas se vio como una propuesta positiva. Es más: un activo electoral que brinda el apoyo permanente de hispanos y otras colectividades. Una reforma migratoria impulsada por los demócratas los corona en gran parte del electorado. Y el bloqueo de los republicanos los puede hacer aún más antipáticos para la fuerte población hispana. Pero con la crisis actual en la frontera suroeste, las cosas cambiaron. Sus compañeros demócratas de los estados fronterizos ven en todo este lío un riesgo para sus ambiciones. Elegir la reforma migratoria como gran asunto del mandato sin tener completo control de los temas que afectan a la frontera es una lección útil para una crisis: el campo de juego que elijamos debe ser favorable porque lo conocemos, lo trabajamos, lo estudiamos, lo sentimos y lo controlamos.

3) Como se cuenta una crisis es como se soluciona una crisis. Los consultores están para que no se les haga mucho caso. Salvo a George Lakoff. Con su libro “No pienses en un elefante” recordó a los políticos su materia prima: la palabra. Y si usas las palabras de tu adversario es posible que tengas que debatir de lo que el quiere. Los republicanos lograron instalar esta crisis como un problema de “seguridad en la frontera”, lo que es favorable para ellos: un conservador aparenta garantizar mano dura en la aduana. Los demócratas han tardado semanas en modificar una palabra por otra intentando reenfocar el debate: No son inmigrantes, son refugiados. Lo que permite darle solución legal y trata de cambiar la orientación del debate hacia los valores americanos de hospitalidad y oportunidad. Está por ver que el intento dé resultado. Pero es una buena apuesta.

No todo está ganado o el dilema de Tabaré Vázquez

Tabaré Vázquez, candidato a las elecciones presidenciales de octubre en Uruguay y ex presidente, se veía hace unas semanas volviendo de nuevo a la jefatura del país.

Las elecciones primarias en su partido fueron contundentes y se hizo con el 80% de los votos del Frente Amplio. Médico, hombre de prestigio y reconocida honestidad, el primero en romper en 2005 la hegemonía de los partidos tradicionales, es autor de esta frase: ” podemos meter la pata, pero no la mano en la lata”.

Hasta hace unos días, el mayor reto de Tabaré era calmar a los sectores más a la izquierda del Frente Amplio y conquistar el corazón de unos 800.000 uruguayos que lo apoyan pero que parecen no identificarse con su manera supuestamente “verticalista” y “autoritaria” de dirigir el tablero de mando político.

Su dilema, para unas elecciones en las que parte como favorito, era apostar por una estrategia de reivindicación de su propia presidencia y la de Mújica (lo que asegura su electorado pero no conquista indecisos o desencantados) o apostar por una estrategia de ilusión y esperanza, un terreno atractivo pero en el que competiría (y quizás desfavorablemente) con candidatos de la oposición, con más olor a nuevo.

Pero todo esto era hace unos días.

Porque desde que estalló un caso de corrupción en varios hospitales públicos que salpica al gobernante FA Tabaré Vázquez es uno de los “portavoces” obligados en esta crisis y en un escenario poco frecuente para ellos: una acusación de corrupción.

El caso se resume fácil: uno de los directores de la Asociación de los Servicios de Salud del Estado (ASSE), la sanidad pública,  el sindicalista Alfredo Silva, ha sido procesado por la Justicia por sobreprecios y coimas.

Según los primeros elementos de la investigación judicial, durante varios años Silva y sus cómplices utilizaron la influencia de sus cargos para tercerizar servicios hacia una empresa que controlaban, con importantes sobrecostos para los hospitales. Los testimonios muestran que también cobraban coimas para activar o desactivar conflictos laborales aprovechando su condición de sindicalistas. (EL PAÍS)

 

La reacción del gobierno ha sido similar a la de otros poderes cuando enfrentan casos de corrupción, pero ha sido mucho más rápida y aparentemente honesta de lo que uno se puede encontrar a este lado del Río de la Plata.

El guión del gobierno uruguayo para la crisis no es el mejor, pero se puede sostener:

1. El caso es complejo. La prensa lo ha explicado mal

2. Es una maniobra de la oposición

3. La justicia debe investigar. El Gobierno investigará

El candidato Tabaré Vázquez reaccionó de inmediato. Dijo: “en cualquier Gobierno puede haber corrupción. En un Gobierno del FA podemos equivocarnos”.

Tabaré-Vázquez2

Aunque pedir disculpas o reconocer un error es algo que no solemos escuchar en los políticos y agradecemos cuando se produce, lo cierto es que en este caso pudo ser un error.

  1. Tabaré Vázquez no es Gobierno. Es candidato del Frente Amplio. Podría haber dejado caer primero la responsabilidad de la respuesta en el gobierno y mantenerse más alejado del caso: “la justicia debe actuar” o “este es un asunto del código penal” debería ser su norte.
  2. La respuesta del Gobierno no ha sido óptima (“el asunto es complicado”) pero tampoco incorrecta (“que hable la justicia”) con pequeños aderezos típicos de campaña (“un montaje de la oposición”) y un gran añadido: El gobierno investigará.
  3. Tabaré Vázquez debe GARANTIZAR. Tabaré debería ahora empezar a preparar la eventual pérdida de confianza del electorado más indeciso. Y no por el lado de reconocer errores. Se pierde la confianza por mentir o por impericia. Y en ambos casos no es suficiente decir “reconozco que mentí”, o “reconozco que me equivoqué”. Su mensaje debería incluir al menos una idea: Garantía de que esas cosas no pueden suceder con él.  Va con su perfil de mando. Y la palabra es algo que en Uruguay todavía tiene valor.

Tabaré enfrenta un dilema:

a) mimetizarse con el Gobierno en esta crisis y asumir sus salpicaduras, para no profundizar en las críticas de su interna 

b) despegarse algo del gobierno y abrir el campo a la idea de garantizar limpieza con una gestión implacable con el corrupto

 

 

 

 

 

5 claves para políticos que comunican poco en facebook

Ningún político quiere estar fuera de las redes sociales.

Facebook, twitter, instagram, foursquare son redes que sirven al candidato para proyectar su mensaje y conseguir, por lo menos, seguidores

Es cierto que una cosa es acumular decenas de miles de amigos y “me gusta” y otra cosa que eso se transforme en votos el día de las elecciones. Pero ayudar, sin duda ayuda.

Entramos en las cuentas de facebook varios políticos. El panorama siempre es parecido:

Se postean declaraciones, textos largos, muchas fotos con poco contenido, pocas infografías y material para compartir y más textos largos…¿Diálogo? Poquísimo

images

 

5 CLAVES PARA COMUNICAR UN POCO MÁS EN FACEBOOK (YA QUE ESTAMOS…)

1.- PRESENCIA, PRESENCIA

No te acuerdes tres meses antes de las elecciones de que existe algo llamado FACEBOOK. La presencia en FB , sobre todo, pero vale para todas las demás, debe ser constante, metódica. No sirven los espasmos de 5 post en un día y nada durante 30 días. Por lo menos un año antes de las elecciones. Ah, y no te vayas de las redes sociales cuando se hayan terminado las votaciones.

2.- TEXTO SÍ, PERO POCO

En FB encontramos textos larguísimos. Son textos parecidos a una nota de prensa o un discurso. Son textos que rara vez se leen. Son un fiel reflejo de la política off line: muuucho mensaje unidireccional, muuucho discurso. Reduce los textos a no más de 5 líneas. Si es posible, menos.

3.- ELIJAMOS MEJOR LAS FOTOS: POCAS Y CON SUSTANCIA

Las fotos se comparten mucho en FB. Pero no hace falta que cuelgues 6. Es preferible elegir una medianamente buena, o que motive una buena frase o al menos que emocione. Las fotos se comparten porque en FB se comparten emociones. Cuánto más expresiva sea la foto, cuánto más toque fibras, más se compartirá. Las emociones negativas también valen: fotos que indignen, que enojen..

En facebook se comparten emociones

4.- INFOGRAFIAS, LA GRAN AUSENTE EN EL FB POLÍTICO

Una infografía es una ilustración confeccionada con datos que suele ser devorada por el público, sobre todo cuando el tema es de interés. Un gráfico sobre la gestión o una ilustración con los “10 errores del gobierno” son efectivas para compartir. Es curioso que los equipos de los políticos no las usen más.

5.- FACEBOOK NO ES UN TABLÓN DE ANUNCIOS

Si vas a comunicar un evento o una declaración, una decisión política o un nuevo proyecto, intenta encontrar una forma propia en FB: no permitas que se “copien y peguen” textos ilegibles y meras traslaciones de notas de prensa al muro. Salvo los 35 fieles incondicionales que a todo marcan “Me gusta”, lo cierto es que farragosas convocatorias, textos, o gacetillas no le interesan a nadie.

6.-LA CUESTIÓN ESTÁ EN LAS EMOCIONES

Ya son varios los estudios que lo prueban: lo que más genera “Me gusta” y lo que más se “comparte” en FB son frase, imágenes, hechos que generan una fuerte emoción. Sólo lo que toca la fibra suele ser compartido o clickeado con agrado.

Si las emociones son positivas, se comparten y agradan más aún.

Así, la regla es sencilla: entre “emociones y razones”,  en FB siempre emociones. Y entre emociones “positivas” o “negativas”, las positivas llegan más lejos.

3704908885_7a029c040c

 

 

En esta infografía encontrarás cinco caminos para llegar al corazón social de tus amigos en FB.

Son cinco mandamientos

1. SER ÚTIL

2. ESTAR PRESENTE

3. SER SOCIABLE

4. SER PORTAVOZ

5. DAR MÁS DE LO QUE SE RECIBE

En el próximo post: ¿Cómo segmentar tu electorado en FB?

 

 

“Nuestro pueblo está feliz”

A 7 bíblicas jornadas de que se descargue sobre Argentina la cólera de los Fondos Buitres y en plena cuenta regresiva hacia los abismos del default, brotan declaraciones políticas para reafirmar ese dilema tan funcional al Gobierno: Patria o Buitres.

Mientras el Juez Griesa en New York pone al rojo vivo la situación de Argentina con sus acreedores y el gobierno despliega sus metáforas sobre los buitres (una imagen muy bien construida y con inmenso potencial gráfico para asustar al Soberano), diputados oficialistas, aliados y opositores se refugiaron en el Congreso para pasar un rato mejor: homenajear al técnico de la selección argentina, Alejandro Sabella. Se supone que se trata de lanzar un mensaje optimista y de unión.

 

“N53ceea0053fbcuestro pueblo está feliz. El equipo fue nuestra patria, nuestra bandera”, dijo Julián Domínguez, uno de los aspirantes presidenciales del kirchnerismo. Quizás “feliz” sea algo exagerado pero como la gente disfrutó de ver a su selección entre los dos mejores equipos del mundo recordarlo es tentador: cuando los Buitres merodean la Casa Rosada nos merodean a todos, porque somos un equipo.

Nuestro pueblo está feliz

Un vídeo en pantalla gigante repasó la carrera del entrenador y no olvidó su militancia en la Juventud Peronista cuando era un adolescente. El propio Sabella recordó a Manuel Belgrano con ardor patrio: “Nos iluminó y nos dio las fuerzas para que nunca dejáramos de lado nuestra convicciones”.

Se oyeron frases como “construcción colectiva”, “la patria es el otro”, “el equipo es el otro” y las que suelen emplearse en escenas con aroma nacional y popular. Patria o Buitre. Buitre o Equipo. Buitre o convicciones. Buitre o construcción colectiva.

A Sabella y su cuerpo técnico les entregaron la mención de honor Presidente Néstor Kirchner, una medalla por los 30 años de democracia y una cerámica con la imagen de San Martín.

Es posible que los honores al DT de la Selección argentina no sirvan para torcer la voluntad del implacable Juez Griesa y sus buitres aliados, pero desde luego siguen insuflando autoestima en el corazón del 25% del electorado convencido de que todo esto de estar a punto de un default y convertirlo en las Invasiones inglesas es razonable, si la Presidente lo dice.

“Nos llevan puestos”

Hasta ahora conocíamos el género de los errores presidenciales.

Micrófonos abiertos e indiscretos:  “esta vieja es peor que el tuerto”, del Presidente uruguayo.

Brindis desafortunados:  Reagan visita Brasil en 1984 y alza su copa en la cena:   “Gracias al pueblo boliviano por recibirme con tanto afecto”.  

Declaraciones indiscretas: “Blair es un gilipollas integral”. José Bono, siendo presidente del Congreso de los Diputados en España, al enterarse que su colega de la internacional socialista  y primer ministro británico Tony Blair  iba a recibir al líder de la oposición en España, el conservador Mariano Rajoy.

Declaraciones sin concesión a la diplomacia:  En 2002, durante una entrevista en Bloomberg (pensando que no estaba siendo grabado), el entonces presidente uruguayo Jorge Batlle  lanzó que los argentinos eran “una manga de ladrones, del primero al último”. “¿Sabe cómo se manejan las cosas en Argentina? ¿Sabe la clase de magnitud y el volumen de corrupción que hay en Argentina?”

Pero la broma que hizo hoy la Presidenta argentina durante el discurso para inaugurar 7 trenes nuevos en la Línea Sarmiento (en la que el año pasado un tren embistió a otro y provocó tres muertos y 300 heridos y aún se recuerda la tragedia de ONCE con 51 muertos y más de 700 heridos y los viajes cotidianos, un calvario para el millón de personas que entran cada día a la ciudad) abre las puertas al género, menos prolífico, del humor negro presidencial.

 

Humor negro presidencial

Mientras se preparaba la rueda de prensa dentro del flamante vagón, la Presidenta no tuvo mejor idea que acelerar el proceso con esta frase: “hay que hacerlo rápido porque si no viene la próxima formación y nos lleva puestos”,  risueña y convencida del potencial del chiste.

 

imgres

Y potencial ha tenido porque la frase inspira miles de comentarios en las redes sociales desde esta mañana. Aunque si la intención era hacer gracia, decididamente fracasó.

Un gran antecedente en el género del humor negro presidencial es el de Reagan  en 1984 cuando anunció, en broma y actuando, un bombardeo contra la Unión Soviética mientras hacía pruebas  de voz antes de un discurso radial.